Terremoto en Chile: gran terremoto en la costa pero no se espera tsunami

Un poderoso terremoto de magnitud 7,1 golpeó la costa oeste de Chile, sacudiendo la capital Santiago y generando al menos dos réplicas significativas.

De acuerdo con una evaluación realizada por los servicios de emergencia chilenos, no se percibieron inmediatamente daños mayores. La Marina de Chile y el Centro de Alerta contra los Tsunamis del Pacífico dijeron que el terremoto no causaría un tsunami.

El terremoto se concentró a 35 kilómetros al oeste de la ciudad costera de Valparaíso, a una profundidad de 6,2 millas (10 km) por debajo del lecho marino, según dijo el Servicio Geológico de Estados Unidos.

Las autoridades chilenas ordenaron inicialmente una evacuación preventiva de la zona costera cerca de Valparaíso, a unos 60 kilómetros al oeste de Santiago, en caso de un tsunami, pero la cancelaron poco después.

¿Cómo logró Chile sobrevivir a su reciente terremoto prácticamente ileso?

Un terremoto de magnitud 7,1 es capaz de causar graves daños, pero los efectos de éste se habrían mermado porque estaba en alta mar. Al menos dos réplicas de magnitudes 5.0 y 5.4 fueron registradas en el mismo lugar y se pudieron sentir en Santiago.

Chile, ubicado en el llamado “Anillo de Fuego del Pacífico”, tiene una larga historia de terremotos mortales, incluyendo un terremoto de 8,8 grados en 2010 frente a la costa sur-central, que también provocó un tsunami que devastó las ciudades costeras. Ése fue el sexto terremoto más grande jamás registrado, según el USGS. El mayor temblor registrado en la historia fue también en Chile, un terremoto de magnitud 9,5 en 1960.
Carretera afectada por el terremoto en Chile

Otro gran terremoto de magnitud 7,6 sacudió el sur de Chile el día de Navidad de 2016, lo que llevó a miles de personas a evacuar las zonas costeras, pero no se reportaron muertes ni daños mayores en la región.

El largo y delgado país se extiende a lo largo de la frontera entre dos placas tectónicas, con la placa de Nazca bajo el Océano Pacífico Sur empujando hacia la placa de América del Sur, fenómeno que también formó la cordillera de los Andes.